La respuesta está en saber el estado en que se encuentra nuestro olivar, para ponerle el tratamiento que necesite. El contenido de nutrientes, así como sus carencias, nos lo indica el análisis. El desarrollo de una plantación, está vinculado tanto al terreno donde esté ubicado, como al riego que recibe; son factores determinantes y que se deberían de conocer sus características ya que están implicados con los productos que se le aporten, pensando que son los más indicados, y puede que no lo sean.

Si ya se conoce el tipo de terreno, así como el agua de riego que se esté utilizando, el análisis de la hoja del olivo, nos dirá las necesidades que presenta el mismo. El mejor momento para realizar este tipo de análisis foliar, es cuando la planta se encuentra en parada vegetativa. Esta parada coincide con la época de más calor en verano y de más frío en invierno, por tanto estamos en uno de los momentos adecuados para llevarlo a cabo coincidiendo con el fin de la recolección. Con los resultados obtenidos podremos escoger el fertilizante ideal que precisa nuestro cultivo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies